lunes, 22 de agosto de 2011

Teatro romano de Huesca

En mayo de 2006 se descubrieron restos de lo que se piensa fue el teatro romano de Huesca (Osca), posiblemente construido en la época del emperador Tiberio (14-37). Se trataría del tercer teatro romano descubierto en Aragón, tras los de Zaragoza (Caesaraugusta) y Calatayud (Bilbilis).

Los restos se hallaron en un solar de unos 300 metros cuadrados durante las obras de rehabilitación del edificio situado entre las calles Canellas y Peligros, frente al Archivo Histórico Provincial, creyéndose que el teatro podría estar delimitado por estas calles, la Plaza de la Moneda, tal vez la parte alta de la calle La Palma y el Coso Bajo, aunque sin llegar a él. Estos restos se componen de sillares, correspondientes a las cimentaciones y al graderío, y parte de un acceso lateral. La presencia de una celda característica que utilizaban los arquitectos romanos para la cimentación de los graderíos de los teatros y la presencia de abundante opus caementicium, conocido popularmente como el cemento romano, constituyeron las pistas esenciales para determinar el uso para el que estaba destinado el edificio.

Ubicación del teatro romano en Huesca

La existencia de un teatro romano ya se suponía dada la importancia de Osca en estos tiempos. Repasando un poco, ya la antigua Bolskan íbera fue respetada por Terencio Varrón cuando destruyó a los suessetanos hacia 179 a. C., fue residencia de Quinto Sertorio, que la hizo capital de los territorios de Hispania que dominaba durante las guerras civiles que acabaron con la República Romana, y fue el principal centro de acuñación de denarios íberos entre la segunda mitad del siglo II a. C. y el primer tercio del siglo I a. C. El teatro, sin embargo, se creía ubicado en las proximidades de la iglesia de San Lorenzo, en el área delimitada por la calle Espinosa de los Monteros, Plaza de San Lorenzo, Travesía del Lirio y Travesía de Santa Paciencia.

En el verano de 2009 se dijo que las ruinas se habían integrado en un local y solo estarían visibles para el público cuando se abriera un negocio, pero la falta de noticias nos dice que todo está paralizado.

Viniendo a cuento, cerca de la Plaza de la Moneda, hacia la calle Santos Justo y Pastor, se halla el yacimiento arqueológico del Círculo Católico, donde se iniciaron excavaciones en 1991. En él también se han encontrado restos romanos como un domus, una calzada y parte de un pequeño templo dedicado a Baco. Por el mes de marzo de este año se afirmó que estaba en marcha un proyecto con el que el yacimiento pasará a considerarse una sala del Museo de Huesca, pudiéndose así visitar. Esperemos que no se alargue mucho pero que tampoco se cree demasiada expectación, pues no dejan de ser cuatro piedras en el suelo cuya visión no creo que transporte a la mayoría de la gente al éxtasis.

No hay comentarios: